miércoles, 11 de abril de 2012

ESTOS MALANDROS ACABARON CON PDVSA....


Pérdidas millonarias y corrupción en PDVSA
revela informe confidencial
Mery Mogollón / El Nacional (Venezuela ) - 22/03/04

Mediante un detallado reporte enviado al presidente de la República, Hugo Chávez, Nelson.Núñez, director externo de la industria estatal, denunció graves irregularidades en la corporación. Específicamente en las gerencias de Recursos Humanos, Consultoría Jurídica, Comercio y Suministro e informática, y pidió la apertura de una averiguación penal.


Denuncian que las irregularidades se cometieron con la anuncia de las altas autoridades de la empresa / El estudio advierte que Pdvsa tendrá pérdidas millonarias por no haber cancelado las prestaciones de los trabajadores despedidos
Los miembros de la junta provisional de reestructuración de Petróleos de Venezuela, creada para atender la contingencia por la paralización de la corporación en diciembre de 2002, "por vía de acción o de omisión habrían generado graves daños al patrimonio de Pdvsa y por ende al patrimonio de la nación. Además, inexplicablemente, la generación del caos impuesta por ellos, si de algo sirvió fue para permitir la configuración de transacciones comerciales, manejos y negociaciones fraudulentas, donde se habría afectado los intereses de la nación".

La denuncia la hizo el director externo de Pdvsa, Nelson Núñez, quien en un extenso informe confidencial respaldado con 15 anexos de pruebas, dirigido al presidente de la República, Hugo Chávez Frías, revela algunos de los entretelones y protagonistas del caos reinante en Pdvsa entre diciembre de 2002 y julio de 2003. En el documento pide el cumplimiento de los mecanismos de control interno y auditorías, así como una averiguación penal sobre los hechos investigados.

La mencionada junta provisional de reestructuración estuvo presidida por Alí Rodríguez Araque, e integrada por Dester Rodríguez, Jesús Manuel Zambrano Mata y Francisco Espinoza. El grupo atendería todo lo relativo a las nuevas contrataciones, ingresos, despidos, traslados, jubilaciones. Esta junta quedó cesante el 11 de marzo pasado, cuando se designó una nueva directiva en la cual fueron ratificados, a pesar de las profundas diferencias que señala el informe, Alí Rodríguez, Nelson Núñez y Dester Rodríguez.

Núñez, hasta 1999, era un sindicalista petrolero poco conocido y, según algunas fuentes, llegó a Pdvsa de la mano de Héctor Ciavaldini, quien le había apoyado para crear a Sinutrapetrol, sindicato paralelo a Fedepetrol. También es señalado como el jefe máximo de Asopetroleros, organización integrada por miembros de la llamada nómina mayor identificados con el Gobierno.

En la Gaceta oficial, en la cual queda registrada la nueva junta directiva, Luis Vierma, Nelson Núñez, Rafael Rosales y Víctor Álvarez quedan como directores externos, pero por primera vez en este tipo de nombramientos se agrega la siguiente coletilla; "...los directores externos no estarán a tiempo completo en Pdvsa". Algunas fuentes consultadas señalan que una de las razones para agregar ese pequeño pero significativo detalle, es impedir él acceso de Núñez a los archivos, documentos y decisiones confidenciales de la empresa.

Las revelaciones de Núñez son especialmente importantes en este momento, cuando se intenta recuperar datos para elaborar los resultados financieros de Pdvsa correspondientes a 2003, cuya aprobación está prevista para el próximo 30 de marzo.
Una gestión desastrosa
En el documento confidencial titulado: Informe situacional de Pdvsa. El paro petrolero vs Actuación del Comité de Reestructuración: implicaciones jurídicas-políticas de una gestión desastrosa, se acusa en los primeros párrafos de "golpistas", de "traición a la Patria y de conspirar contra las instituciones democráticas" a los trabajadores despedidos de Pdvsa.

Sin embargo, el grueso del texto se dedica a denunciar hechos de corrupción con nombre, apellido y cargo, durante y después del paro, en los cuales estarían involucrados funcionarios activos de la corporación. También se abunda en los casos de conflicto de intereses, contrataciones irregulares de personal, despidos, continuación de pagos a personal despedido, usurpación de funciones y detalles de la lucha de poderes interna. Especialmente, Núñez ataca la gestión de Dester Rodríguez, un coronel del ejército que entró a Pdvsa en medio de la crisis de diciembre de 2002.

El poder de Dester Rodríguez y del teniente coronel Jesús Zambrano Mata, según Núñez, creció en forma desmedida en el área de recursos humanos y los acusa de contratar a cientos de "golpistas".

"Si nos toca medir el objetivo propuesto para la creación del comité de reestructuración, el esfuerzo humano empleado, tiempo utilizado, recursos o logística de la industria puestos al servicio de los planes y acciones para atender la emergencia... es imperativo concluir que la industria petrolera deberá asumirlos por sus defectos e implicaciones económicas y jurídicas como un saldo de pérdida en su balance anual de gestión", se lee en el informe.

Agrega que "entre otras irregularidades en los contratos ordenados por Zambrano Mata destaca la cláusula novena, mediante la cual se estipula en perjuicio de Pdvsa la posibilidad de que el contratante pueda cobrarle a Pdvsa, en caso de rescisión del contrato, el doble de la suma contratada por el equivalente adeudado hasta el venciemiento del contrato".

"Una auténtica cortina de humo para que mientras Pdvsa por dentro se consumía en peleas y conflictos estériles entre personal de distintos rangos y categoría, algunos vivos pescaran en río revuelto sacando pingües ganancias en perjuicio de la propia industria que tanto dicen defender".


El ex director externo de la corporación petrolera advierte sobre "el fiasco jurídico que representa para la industria el pago de unos intereses multimillonarios y acumulación por efecto de fideicomiso y caja de ahorro por dejar más de seis meses continuos sin acreditarle a 18.640 ex trabajadores petroleros sus prestaciones acumuladas. Son millardos en pérdidas para Pdvsa".
Cargamentos perdidos y comisiones
El informe dedica un capítulo a las irregularidades detectadas en la gerencia de Comercio y Suministro"con la anuencia o tácito apoyo de las altas autoridades de la empresa".

De inmediato pasa a revelar su versión del llamado cargamento perdido, el cual se refiere al embarque de 300 mil barriles de fuel oil que presuntamente se negoció fuera de los sistemas de controles de la industria en marzo de 2002 y que debió generar una entrada de 6 millones de dólares.

"Aún se desconoce su reporte e ingreso al Fisco, pese a que se sospecha que el mismo fue negociado con un país del Caribe y cuyo cargamento habría sido debidamente cancelado en forma oportuna por la nación compradora del producto", cita textual el documento.

También se mencionan otras irregularidades en la citada gerencia, que se apoyan en pruebas incluidas en los anexos: "Se impone revisar los negocios en los que han participado funcionarios como Jaime vargas (Las Bahamas-Borco), Carlos Rey y Víctor Rojas (Comercio y Suministro Internacional) y otros altos gerentes, e incluso, se requiere saber porqué razón algunas de esas negociaciones pactadas fueron autorizadas por un connotado miembro de la junta directiva de Pdvsa, y qué criterio privó para que se hayan dado esas autorizaciones, violando precios de mercado, parámetros financieros, normativa vigente, clientes no autorizados con los que Pdvsa mantiene controversias judiciales en el exterior".

Y continua: "Se sabe de negocios y ventas hechas desde Venezuela al exterior de crudos y sus derivados, por precios y condiciones por debajo de las pautas y el mercado internacional, en franco perjuicio de las finanzas públicas, y que habría reportado para altos empleados de Pdvsa que cerraron el negocio, altas comisiones que van desde 1 centavo a 10 centavos de dólar por cada barril vendido en dichos cargamentos".
Intesa siguió facturando y cobrando
Nelson Núñez también señala que a pesar del "sabotaje y boicot planeado por SAIC-Intesa", esa empresa continuó facturando y cobrando sumas millonarias por sus servicios, en el paro y después del paro. Hay que recordar que Hugo Chávez en cadena nacional rescindió el contrato de servicio con Intesa, ante lo cual la firma presentó una demanda ante la jurisdicción de Estados Unidos.

"La empresa golpista Intesa pasó a Pdvsa una cuenta por cobrar por una suma superior a 94 mil millones de bolívares. Cabe destacar que la expresada deuda no responde a servicios prestados antes de que se le ordenara a Pdvsa rescindir el contrato, sino después".

Asegura que "si aún existe duda que Pdvsa está contratando con Intesa" se puede constatar en la orden número 15006991067 el depósito en la cuenta de Intesa por más de 75 millones de bolívares por servicios prestados antes del 11 de marzo de 2003. El informe menciona dos avisos de pago adicionales con fechas 2 de abril y 15 de mayo de 2003, los cuales fueron autorizados por funcionarios de Pdvsa.

La caja negra tiene dos años en mora
Pdvsa, conocida también como "caja negra" o "Estado dentro del Estado" tiene dos años en mora con la rendición de cuentas que exige el Código de Comercio Venezolano. La corporación presentó en octubre de 2003 un informe retrasado ante la Securities and Exchange Commission (SEC en Estados Unidos, pero esto no la libera de cumplir con sus obligaciones contables en Venezuela.

"En Estados Unidos Pdvsa presentó un informe consolidado. Aunque el registro contable de la industria no tenía problemas hasta noviembre de 2002, después del cierre del año no se efectuaron las obligadas asambleas de accionistas en las diferentes empresas que pertenecen á la corporación", dijo un representante de los auditores externos que pidió no ser identificado.

"No hay cierre contable del año 2002 por parte de las asambleas del accionista, ni de los comisarios (contralores del Estado designados por el Ministerio de Energía y Minas) en las cada una de las empresas ni por parte de las empresas independientes de auditoria", advierte.

Agrega que "faltan pocos días para la primera asamblea anual de accionistas, en la cual se tendrían que aprobar los resultados del año 2003; sin embargo, no se han efectuado todas las asambleas en las filiales ni los comisarios han hecho su trabajo. Es probable que esta asamblea tenga que ser aplazada para otra fecha más realista. Pdvsa tendría entonces dos años en mora, 2002 y 2003, con respecto a la rendición de cuentas prevista en la legislación venezolana para todas las empresas comerciales y es una sociedad anónima de carácter comercial aunque su único accionista sea el Estado".

No hay comentarios: